Información

¿Cómo predecirían los antiguos astrónomos sumerios la duración del próximo mes lunar?


Sé que ahora podemos hacer estas predicciones con un grado extremo de precisión, utilizando nuestro amplio conocimiento de los patrones y principios de la órbita celeste.

Siendo la civilización sumeria una de las primeras en aparecer, ¿cómo podrían estos pueblos antiguos predecir si el próximo mes durará 29 o 30 días? ¿Importaría tanto el calendario social que coincida con las posiciones celestiales hasta un día?

¿Sumer podría predecir estas cosas con la suficiente precisión basándose puramente en datos estadísticos de observaciones de fechas y tamaños de las fases lunares, o simplemente decidirían si el mes terminó después del hecho?


"Cómo sería" es hipotético y no puedo profundizar en eso aquí. "¿Como ellos?" Eso es responsable, pero aparentemente no a satisfacción. No estamos seguros. Pero hasta donde entendemos los textos, parece no haber sido muy preciso en estos tiempos tan tempranos.

Tenga en cuenta que "sumerios" se refiere a un período de tiempo De Verdad temprano. Con textos que van desde alrededor de 3000 a. C. y dependiendo de definiciones que terminan alrededor de 1900 a. C. (dice Wikipedia en este caso, resumiendo bastante tiempo en un período del que me separaría incluso antes).
De ese período no tenemos tanta información en comparación con los babilonios. Incluso sitios como el Calendario sumerio o Viviendo con la luna que quieren sacar provecho de la "sabiduría antigua" van tan lejos como para atribuir el origen del calendario a los sumerios, pero tienen que recurrir a tiempos mucho más tardíos para entregar algo concreto sobre el tema.

Aunque existe un gran conocimiento de los sistemas matemáticos de la astronomía asiro-babilónica posterior, hay poco acuerdo sobre la naturaleza o la importancia del conocimiento astronómico en los períodos anteriores.
El problema central fue abordado por Willy Hartner (citado por Beer 1970, p. 139): La posibilidad de que el significado original de un símbolo caiga en el olvido total y de que se atribuya uno nuevo a lo que de otro modo carecería de significado, nunca puede excluirse por completo; pero desde el punto de vista de la metodología, parece objetable hacer de tal suposición el punto de partida de una investigación antes de que todos los demás intentos hayan resultado inútiles.

Respecto a los meses:

Estos textos sobre el sol y las estrellas son consistentes entre sí, pero son completamente irrazonables en su falta de correspondencia con la realidad si "día" se toma en su significado normal, o si los meses se equiparan con lunaciones. Los ascensos helíacos, ya sean de estrellas fijas o planetas, se desplazarían aproximadamente 5 días y cuarto al año. Las afirmaciones sobre el Sol implican límites precisos entre las zonas de Anu, Enlil y Ea, pero niegan la desigualdad de las estaciones y rápidamente dejarían de ser ciertas con un año de 360 ​​días. Sin embargo, el Sol se mueve un poco menos de un grado al día. Habría sido completamente natural extender el significado de "día" para que también significara "un grado". Gran parte del vocabulario técnico ha surgido al definir un término popular de manera más precisa y algo diferente. Si "día" en las declaraciones anteriores debe entenderse como "movimiento del sol en 1 grado", las declaraciones se vuelven astronómicamente razonables.

Con respecto a los meses, hay una serie de afirmaciones que implican que los meses fueron lunaciones comenzando con la primera visibilidad de la luna después de la conjunción. También hay declaraciones de presagios que implican una estructura de calendario diferente. Thompson (1900, Omen No. 249, pp. Lxxvii-lxxviii) dice que la luna menguó el 27 y reapareció el 30. Más notablemente, sus números 119-172 tratan de ocasiones en las que el Sol y la Luna se vieron juntos los días 12, 13, 14, 15 y 16 del mes. Difícilmente pueden referirse a un sistema en el que la luna estaba llena el día 14 de cada mes. (p213)

Nuestro conocimiento registrado de eventos astronómicos en Mesopotamia comienza con registros de eclipses lunares. Estos eclipses se conocen principalmente por su uso (como modelos para predecir desastres) en la colección denominada Enuma Anu Enlil del siglo VII a.C. (p232)

Un problema importante que plantean estas letras es cómo los adivinos anticiparon el eclipse y qué tan cerca pudieron determinar sus condiciones. Estuvieron involucrados tiempo, gastos e inconvenientes para muchas personas. Aunque se dejó abierta la posibilidad de que el eclipse no ocurriera, se colocó a un plebeyo en el trono, aunque sea brevemente, y el eclipse ocurrió. Parece poco probable que se pusieran reyes sustitutos cada vez que los adivinos pensaban que podría haber un eclipse en alguna parte. Por lo que sabemos tanto de las actitudes hacia la Luna como de las capacidades matemáticas mesopotámicas, parece poco probable que se hayan utilizado técnicas geométricas. Algún tipo de ciclo de repetición local parece la única solución probable. El relato de Irra-imitti implica que tal predicción ya estaba ocurriendo antes de la Primera Dinastía de Babilonia. (p225)

  • David H. Kelley y Eugene F. Milone: ​​"Exploring Ancient Skies. A Survey of Ancient and Cultural Astronomy", Springer: Nueva York, Dordrecht, 22011.

El descubridor del sistema del tiempo: los sumerios

Si se les pregunta quién descubrió el sistema del tiempo, la mayoría responderá por los griegos, los chinos o los indios. Sin embargo, los hechos indican una historia completamente diferente.

¿Alguna vez se ha preguntado por qué las horas se dividieron en 60 minutos y los días en 24 horas? Y, ¿por qué no son múltiplos de 10 o 12?

Bueno, está asociado con el hecho de que en ese entonces la columna vertebral de todas las operaciones asociadas con el tiempo, era sexagesimal. Este último implica base 60. Y estos fueron los intervalos contables perfectos para los innovadores sumerios primitivos.

¿Por qué 60?

  • Los antiguos astrónomos creen en la teoría de 360 ​​días en un año.
  • Este número es perfectamente divisible por 60.
  • Nuevamente, cuente el número 1, 2, 3, 4, 5, 6, 10, 12, 15, 20 y 30, cada uno de estos se puede usar para dividir 60 en partes iguales.

Y todo esto se atribuye al descubrimiento de los innovadores sumerios.

El tiempo

¡Cómo, pensaste que el tiempo fue calculado por las civilizaciones primitivas!

  • La duración de un mes del tiempo de un ciclo lunar completo.
  • Una semana: duración de una fase del ciclo lunar.
  • Un año estimado en función de la alteración de las estaciones y la posición relativa del sol.

Esto es lo que llevó a los astrónomos a decidir que un año tiene 360 ​​días.

Incluso, antes del sistema decimal

Los indios, los chinos y los griegos han presentado sus afirmaciones sobre la invención del sistema decimal. Sin embargo, también existía el sistema duodecimal que había mostrado su impronta en las lenguas babilónicas, el chino y la Nigeria primitiva. Pero, menos gente es consciente del hecho de que todo esto fue precedido por los sumerios. Fueron los sumerios quienes crearon el sistema sexagesimal en el tercer milenio antes de Cristo.

Los sumerios y el sistema sexagesimal

  • Sin duda, los sumerios favorecían el número 60 porque era divisible por 60.
  • En el 2400 a. C., la tierra de Sumer fue conquistada por los acadios y más tarde por los amorreos.
  • Cada uno de estos poderes dominantes inculcó el sistema sexagesimal y lo incluyó en sus propias matemáticas.
  • Este sistema fue muy aceptado por todos.
  • De hecho, en ese entonces incluso se extendió a la región oriental y occidental.
  • Estas partes incluían Persia, India, China, Egipto, Cartago y Roma.
  • De hecho, este sistema era muy similar al trabajo del astrónomo chino cuando descubrieron las 12 horas astronómicas de las estrellas.

Luego, vino la innovación geométrica perseguida por los griegos y el Islam. Fue entonces que se descubrió que 360 ​​también era la medida perfecta del círculo.

Fue entonces cuando el sistema sexagesimal continuó haciendo su lugar en la historia. No es de extrañar que se volviera imperativo en matemáticas y navegación. Y, cuando se inventó el reloj en el siglo XIV, la esfera del reloj, que era circular, se dividió en cuadrantes sexagesimales. También llevó a que cada minuto tuviera 60 segundos.

Por tanto, el sistema de tiempo que todo individuo conoce perfectamente se atribuye al trabajo de Los sumerios.


¿Qué culturas usan el calendario lunar?

En nuestra vida moderna, no medimos las fases lunares y su ciclo. sin embargo, el Calendario lunar tiene una profunda historia en la cultura humana en todo el mundo.

La evidencia revela el registro de los ciclos lunares en algunos de los registros humanos más antiguos.

Lo más temprano Calendario lunar jamás encontrado data del 32 000 a. C. Se cree que proviene de la cultura auriñaciense que vivió en las actuales Francia y Alemania. Los ciclos lunares se encontraron en marcas óseas excavadas en una cueva de la zona.

Los primeros calendarios lunares se encuentran como arte rupestre que data del 32 000 a. C. en Europa central. Fuente

El siguiente se encuentra en las cuevas de Lascaux en Francia que data de 17 000 años. En Warren Field, Escocia, un calendario data de hace aproximadamente 8000 años.

Calendarios lunares antiguos encontrados en Warren Field, Escocia. Fuente

Hoy en día, el calendario lunar se utiliza en todo el mundo, incluido el calendario chino, el calendario islámico, los nativos americanos, los ingleses prehistóricos, los paganos, los celtas y los australianos indígenas, entre muchos otros.


Saga del tiempo

En la edad de bronce de 2900-1800 a.C., en los Alpes franceses en Vallee des Merveilles, lado norte del Nilo, los arqueólogos ahora han identificado una imagen clara del sol que era un círculo con líneas que indican rayos que salían de él, y dos imágenes. de un grupo estelar conocido como las Pléyades.

En c 3000-1520 a. C., se abrieron varias culturas de la edad de piedra y cámaras enterradas que a menudo miraban hacia el este, la dirección desde la que salía el sol. Stonehenge, alineado en su principio del eje, coincidió con la dirección del amanecer en el solsticio de verano. En c 350 BCE, el gran Aristóteles & # 8217s en el cielo & # 8217s declaró que la tierra & # 8217s sombra vista en la luna durante los eclipses lunares.

También encontró la circunferencia de la tierra, y fue la más precisa hasta ahora. También hizo observaciones sobre momentos de estrellas que se mueven visiblemente de norte a sur de la Tierra. En el siglo III a. C., Aristarco aplicó el razonamiento lógico geométrico para calcular la distancia entre el sol y la luna, y también el tamaño del sol y la luna.

Por lo tanto, se demostró que el método de Aristarco era válido. En ese momento, en el siglo II, Hiparco de Bitinia mejoró aún más el método de Aristarco e hizo excelentes cálculos. Hasta principios del siglo XVII, nadie cuestionó la proporción de 19 a 1 de Aristarco. Además, la astronomía evolucionó al conocer el movimiento de planetas, estrellas, estrellas dobles, galaxias y otros objetos celestes.

Con el paso del tiempo, los conceptos básicos de matemáticas y física se volvieron más claros y esas formas despejadas de la astronomía moderna.

Escenario actual

Todas las observaciones y documentos hechos por los astrónomos antiguos son los pilares del espacio y la investigación actuales. Hoy, podemos observar los objetos con distancias de un año luz y calcular la distancia entre ellos fácilmente. Podemos enviar naves espaciales, rovers al espacio. Los humanos pueden ver más allá del sistema solar y muchas más galaxias.

Estúdialos enviando viajeros. Los humanos ahora pueden ver a través del tiempo. Ahora los humanos están tratando de crear una civilización en Marte y otros planetas. Están tratando de hacer de Marte un hábitat más para los humanos y difundir la inteligencia humana. También estamos tratando de encontrar inteligencia alienígena. La curiosidad puede llevarnos mucho más lejos en esto. Por lo tanto, átese los cinturones de seguridad para un viaje increíble.


Los 10 mejores astrónomos del mundo antiguo

Desde la perspectiva histórica occidental, a veces es fácil centrarse demasiado en los trabajos astronómicos de los primeros astrónomos griegos, mientras se pasan por alto las valiosas contribuciones hechas por los primeros filósofos de otras culturas que también han contribuido enormemente al desarrollo de la astronomía tal como la reconocemos hoy. . Por esta razón, esta lista comienza con algunos detalles breves sobre el trabajo de cuatro importantes astrónomos griegos de la antigüedad, antes de continuar con la exploración de algunos otros astrónomos notables de otras culturas antiguas de todo el mundo.

Mundo occidental (310 a.C. a 170 d.C.)

Aristarco de Samos
Vivido: 310-230 AC
País: Samos (griego)

Se acepta casi universalmente que Aristarco de Samos desarrolló el primer modelo teórico conocido del Universo, con el Sol como centro y la Tierra girando a su alrededor. Aunque gran parte de su trabajo parece haber sido influenciado por Philolaus de Croton, Aristarchus sin embargo asoció el & # 8220central fire & # 8221 con el Sol, y colocó los otros planetas en su orden correcto, y en sus distancias aproximadamente correctas del Sol.

La siguiente traducción de Thomas Heath de un texto, "The Sand Reckoner" escrito por Archimedes & # 8217, en el que describe el trabajo de Aristarchus, quizás describe mejor la contribución de Aristarchus a la astronomía moderna. Después de explicar que los astrónomos consideraban que el & # 8220universo & # 8221 era una esfera centrada en la Tierra, y cuyo radio era igual a una línea recta que va desde el centro de la Tierra & # 8217 al Sol, explica:

& # 8220Sus hipótesis son que las estrellas fijas y el sol permanecen inmóviles, que la tierra gira alrededor del sol en la circunferencia de un círculo, el sol se encuentra en el medio de la órbita, y que la esfera de las estrellas fijas, situada alrededor el mismo centro que el sol, es tan grande que el círculo en el que él supone que la tierra gira tiene una proporción tal a la distancia de las estrellas fijas que el centro de la esfera se relaciona con su superficie ".

Algunos de los otros logros de Aristarco incluyen predecir correctamente la rotación de la Tierra alrededor de un eje y, al igual que su predecesor Anaxágoras (496-428 a.C.), afirmó que otras estrellas eran de naturaleza similar al Sol, aunque mucho más alejadas de la Tierra.

Eratóstenes
Vivió: 276-195 a. C.
País: Cirene (griego)

Eratóstenes era un hombre de gran erudición y poseía un profundo conocimiento de las principales disciplinas científicas de su tiempo. Además de convertirse en el Bibliotecario Jefe de la gran Biblioteca de Alejandría, inventó la ciencia de la geografía, así como la terminología para describirla, que todavía se usa en la actualidad.

En el campo de la astronomía, se le atribuye el cálculo de la distancia entre el Sol y la Tierra, con una traducción de su trabajo que coloca el valor dentro de un pequeño porcentaje de su valor real, además de utilizar "estadios", una unidad estándar de longitud en ese momento, para calcular la circunferencia aproximada de la Tierra con un 1-2 por ciento de precisión. Eratóstenes también es reconocido por ser el primero en calcular la inclinación del eje de la Tierra, la invención del día bisiesto, y por ser la primera persona en construir un mapa del mundo que utilizó meridianos y paralelos, que luego se convirtió en un sistema. para indicar también las posiciones de las estrellas y otros cuerpos celestes.

Hiparco
Vivió: 190-120 a. C.
País: Nicea (griego)

Muchos historiadores consideran que Hiparco fue el mayor observador astronómico y matemático de la antigüedad. Se sabe que fue un astrónomo activo desde al menos el 162 a. C. hasta el 127 a. C., y sus logros durante este tiempo son muchos y variados. Por ejemplo, utilizó observaciones y técnicas matemáticas desarrolladas en Babilonia para desarrollar los primeros modelos cuantitativos y precisos que describían los movimientos relativos del Sol y la Luna.

También se le atribuye haber desarrollado la trigonometría, y en particular la trigonometría esférica, que utilizó junto con sus teorías sobre los movimientos lunares para llegar a un método con el que predecir los eclipses solares. Sus otros logros incluyen la compilación del primer catálogo de estrellas en el mundo occidental, el descubrimiento y medición de la precesión de los equinoccios y la supuesta invención del astrolabio y la esfera armilar, que se dice que utilizó al compilar su catálogo de estrellas. .

Ptolomeo
Vivió: 100-170 d.C.
País: Egipto (griego)

La obra maestra de Ptolomeo & # 8217, Almagest, es el único tratado completo sobre astronomía antigua que ha sobrevivido intacto a los siglos. Aunque mucho de lo que escribió Ptolomeo, como el modelo geocéntrico en el que la Tierra se encontraba en el centro del universo, más tarde se demostró que era falso, la gran ventaja que tenía su Almagesto sobre otros tratados era el hecho de que gran parte de él estaba escrito. en tablas convenientes, lo que hizo un trabajo rápido de calcular las posiciones pasadas y futuras de los cuerpos celestes. Además, sus cálculos fueron bastante precisos, y se utilizaron como base para un modelo del Universo que reinó supremo durante varios siglos hasta que se desarrolló un modelo heliocéntrico más preciso utilizando órbitas elípticas, en lugar de circulares, de los planetas.

El Almagest también contiene un catálogo de estrellas bastante completo, así como descripciones detalladas de 48 constelaciones que eran visibles para él en ese momento. Estas constelaciones son, en muchos casos, las predecesoras de las 88 constelaciones modernas que se utilizan en la actualidad. Ptolomeo afirmó que sus observaciones se basaron en gran parte en observaciones hechas por sus predecesores que se remontan a varios siglos.

Resto del mundo (560 a. C. a 1131 d. C.)

Naburimannu
Vivido: 560-480 AC
País: Caldea (Mesopotamia)

Aunque existen algunas dudas sobre la autoría de las tablillas de arcilla que registran los movimientos de la Luna, el Sol y los planetas en un momento dado, alrededor de un siglo de erudición parece atribuir el Sistema A babilónico a un astrónomo caldeo llamado Naburimannu. Una tablilla en particular registra una efemérides (ubicaciones) de Mercurio entre los años 424-401 a. C., mientras que otras que registran los movimientos lunares para el año 306 a. C. sugieren que si Naburimannu fue de hecho el creador del Sistema A de Babilonia, es probable que sea el autor de las tablillas lunares también. A Naburimannu también se le atribuye haber calculado el mes sinódico (tiempo desde una Luna nueva a la siguiente) en 29,530614 días, que es una cifra correcta con tres decimales.

Gan De
Vivido: 400-340 AC
País: China

También conocido como Lord Gan, se acepta generalmente que Gan De fue el primer astrónomo conocido por su nombre que compiló un catálogo de estrellas en asociación con un contemporáneo suyo, el astrónomo Shi Shen. Entre muchos otros tipos de observaciones, se sabe que Gan De realizó algunas de las primeras observaciones registradas del planeta Júpiter, que describió como "grande y muy brillante". En este momento, Gan De también registró una observación a simple vista de una de las lunas principales de Júpiter utilizando un árbol para "ocultar" el planeta mismo. Junto con Shen, Gan De registró algunas observaciones de movimiento muy precisas de los planetas Júpiter, Venus y Mercurio, y en 1973, se descubrió un catálogo compilado por Gan De y Shi Shen como parte de los Textos de seda de Mawangdui del siglo II a. C.

Aryabhata
Vivió: 476-550 d.C.
País: India

Si bien Aryabhata tenía solo 23 años cuando produjo su obra más famosa llamada Aryabhatiya, sus logros en las matemáticas de la astronomía son demasiado numerosos para enumerarlos aquí. Lamentablemente, el texto original se ha perdido, y lo que se sabe sobre la obra de este prodigio sólo se conoce a través de las discusiones que hicieron posteriores astrónomos indios y otros astrónomos. Sin embargo, Aryabhata afirmó correctamente que la Tierra gira una vez alrededor de su eje todos los días, y que el movimiento de la Luna y las estrellas a través del cielo es el resultado de la rotación de la Tierra. Este extracto traducido del Aryabhatiya explica su punto de vista sobre este asunto:

“De la misma manera que alguien en un barco que avanza ve un [objeto] inmóvil que retrocede, así [alguien] en el ecuador ve las estrellas inmóviles que se dirigen uniformemente hacia el oeste. La causa de la salida y puesta [es que] la esfera de las estrellas junto con los planetas [aparentemente] gira hacia el oeste en el ecuador, empujada constantemente por el viento cósmico ".

Usando su modelo del sistema solar, Aryabhata también calculó la duración del día sidéreo para llegar a un valor de 23 horas, 56 minutos y 4,1 segundos, que se compara favorablemente con el valor moderno de 23 horas, 56 minutos y 4,091 segundos. . Sus cálculos del año sideral son igualmente impresionantes: llegó a un valor de 365,25858 días, mientras que el valor moderno es 365,25636 días, una diferencia de solo 3 minutos y 20 segundos sobre la duración de un año moderno.

Brahmagupta
Vivió: 598-665 AD
País: India

Si Aryabhata fue el prodigio matemático, Brahmagupta fue el maestro consumado, y las contribuciones hechas a las matemáticas de la astronomía por este astrónomo indio llenarían varios volúmenes. Baste decir que Brahmagupta usó su obra magna llamada Brahmasphutasiddhanta (“doctrina correctamente establecida de Brahma & # 8221) para desacreditar las teorías astronómicas rivales, y especialmente la aplicación práctica de las matemáticas a los parámetros astronómicos, en lugar de atacar la corrección (o no) de la la matemática subyacente misma.

Bastará con un ejemplo. En el capítulo siete de Brahmasphutasiddhanta, titulado Creciente lunar, Brahmagupta cuestionó una declaración en las Escrituras védicas que sostenía que la Luna estaba más lejos de la Tierra que el Sol. A continuación se muestra una traducción de su argumento de que las Escrituras védicas estaban equivocadas:

7.1 ”. Si la luna estuviera por encima del sol, ¿cómo se produciría el poder de las crecientes y menguantes, etc., a partir del cálculo de la [longitud de la] luna? La mitad cercana [sería] siempre brillante ".
7.2. "De la misma manera que la mitad vista por el sol de una olla que está a la luz del sol es brillante, y la mitad invisible es oscura, así es [la iluminación] de la luna [si está] debajo del sol".
7.3. “El brillo aumenta en la dirección del sol. Al final de un brillante [p. Ej. encerado] medio mes, la mitad cercana es brillante y la mitad lejana es oscura. Por lo tanto, la elevación de los cuernos [de la media luna se puede derivar] del cálculo. [& # 8230] "

Además de argumentar con éxito contra las doctrinas establecidas, Brahmagupta también ideó formas nuevas y novedosas de calcular efemérides para una amplia variedad de cuerpos celestes, así como métodos para calcular conjunciones y eclipses lunares y solares.

Al-Khwarizmi
Vivió: 780-850 AD
País: Persia (Irán)

El trabajo de Muhammad ibn Musa al-Khwarizmi titulado & # 8220 Tablas astronómicas de Sindh y Hind & # 8221 comprende unos 37 capítulos de cálculos calendáricos y astronómicos, así como 116 tablas de datos calendáricos, astronómicos y astrológicos, además de una tabla de valores sinusoidales. Este trabajo representa el primero de muchos trabajos similares de otros astrónomos contemporáneos, pero este trabajo en particular contiene tablas definitivas de los movimientos del Sol, la Luna y los cinco planetas conocidos.

Como tal, este trabajo representa un momento crucial en la astronomía islámica, porque antes de su publicación, la astronomía islámica se centró casi exclusivamente en investigar, traducir y reaprender el conocimiento existente. Además, al-Khwarizmi & # 8217 es ampliamente reconocido como uno de los padres del álgebra, y la palabra & # 8220algorithm ”se deriva de“ algorism ”, una técnica matemática desarrollada por Al-Khwarizmi’ para realizar aritmética utilizando números hindúes-árabes. De hecho, las palabras modernas & # 8220algorithm & # 8221 y & # 8220algorism ”derivan de las formas latinizadas del nombre de al-Khwarizmi & # 8217s.

Omar Khayyam
Vivió: 1048-1131 AD
País: Persia (Irán)

Khayyám es quizás más conocido hoy en Occidente como poeta, pero como la mayoría de los matemáticos persas de su tiempo, también fue un consumado astrónomo y alcanzó gran fama en este papel. Por ejemplo, en 1073 d.C., Khayyám fue invitado a construir un observatorio, junto con varios de sus contemporáneos, por Malik-Shah I, quien fue el sultán del Imperio Seljuq entre 1072 y 1092 d.C. El propósito exacto de la invitación es incierto, pero lo que se sabe es que bajo la dirección de Khayyám, el equipo de astrónomos revisó el calendario iraní para llegar a un año solar de 365,24219858156 días, cuyo valor se basó en observaciones directas realizadas por el equipo.

También vale la pena señalar que no solo es el calendario Jalali (llamado así por el Sultán), el calendario más antiguo de su tipo en el mundo, sino que también fue decididamente más preciso que el calendario gregoriano que se introdujo cinco siglos después. Además, el calendario Jalali también sigue siendo el calendario solar más preciso que todavía se utiliza en la actualidad.


El desafío del calendario

Hay dos funciones tradicionales de cualquier calendario. Primero, debe llevar un registro del tiempo a lo largo de largos períodos, lo que permite a las personas anticipar el ciclo de las estaciones y honrar aniversarios religiosos o personales especiales. En segundo lugar, para ser útil para un gran número de personas, un calendario debe utilizar intervalos de tiempo naturales en los que todos puedan estar de acuerdo, los definidos por los movimientos de la Tierra, la Luna y, a veces, incluso los planetas. Las unidades naturales de nuestro calendario son las día, basado en el período de rotación de la Tierra el mes, basado en el ciclo de las fases de la Luna (ver más adelante en este capítulo) sobre la Tierra y el año, basado en el período de revolución de la Tierra alrededor del Sol. Las dificultades han resultado del hecho de que estos tres períodos no son conmensurables; es una forma elegante de decir que uno no se divide uniformemente en ninguno de los demás.

El período de rotación de la Tierra es, por definición, 1.0000 días (y aquí se usa el día solar, ya que esa es la base de la experiencia humana). El período requerido por la Luna para completar su ciclo de fases, llamado mes lunar, es de 29,5306 días. El período básico de revolución de la Tierra, llamado el año tropical, es 365,2422 días. Las proporciones de estos números no son convenientes para los cálculos. Este es el desafío histórico del calendario, abordado de diversas formas por diferentes culturas.


Bajo el gobierno de Hammurabi, Babilonia se convirtió en una gran potencia militar con soldados entrenados en un ejército fuerte y capaz. Hammurabi era un gobernante ambicioso y conquistó todas las partes de Mesopotamia de norte a sur, asegurando que se estableciera una presencia militar en todos sus nuevos territorios.

Los babilonios producían una variedad de cultivos y tenían un vasto conocimiento de técnicas agrícolas. Cultivaron pistachos en los jardines reales de Babilonia, y en otros lugares crecían en abundancia cebada, guisantes, aceitunas, uvas, trigo, etc.


¿Cómo predecirían los antiguos astrónomos sumerios la duración del próximo mes lunar? - Historia

Los astrónomos babilónicos habían estado observando los cielos durante siglos y habían registrado sus observaciones en diarios astronómicos, almanaques astronómicos, catálogos de estrellas y otros textos. Poseemos observaciones de Venus escritas bajo el reinado de Ammisaduqa (1702-1682? A. C.), detallados catálogos estelares del siglo VIII -nuestro Zodíaco se inventó en Babilonia- y diarios astronómicos desde el siglo VII hasta el siglo I a.C.

Debido a que había muchos datos disponibles para los astrónomos babilónicos, sus resultados podrían ser bastante precisos. Un ejemplo es la duración del llamado mes sinódico, es decir, el período entre dos lunas llenas. El astrónomo Nab -r mannu (¿490 a.C.?) Concluyó que duró 29,530641 días. Kidinnu llegó a los 29.530594 días, que es solo 4.32 segundos más que la estimación moderna de 29.530589 días. Un resultado similar es la duración del año solar, que Kidinnu calculó en 365 días, 5 horas, 44 minutos, 12,52 segundos, en lugar de 48 minutos, 45,17 segundos. En otras palabras, su error fue de solo 4 minutos y medio. De hecho, su precisión fue mayor que la del astrónomo Theodor von Oppolzer en 1887 (los resultados de Kidinnu se conocen de fuentes griegas).

Usando estos datos, los astrónomos pudieron predecir los eclipses lunares y, más tarde, los eclipses solares con cierta precisión. Su herramienta fue el llamado ciclo de Saros: este es el período de 223 meses sinódicos (o 18 años y 11,3 días) después del cual se repiten los eclipses lunares y solares. Por ejemplo, cuando sepa que hubo un eclipse solar el 18 de mayo de 603 a. C. al amanecer, puede estar seguro (el primer eclipse solar que se predijo de esta manera, fue el del 15 de junio de 763 a. C.).

No se puede exagerar la importancia de estas predicciones. Los asirios y babilonios consideraban los eclipses lunares como presagios malignos, dirigidos contra sus reyes. Ahora que eran predecibles, era posible nombrar reyes sustitutos que soportarían la peor parte de la ira de los dioses. El rey real permanecería ileso y la continuidad de la política del estado estaba garantizada.

Otro resultado de las observaciones fue un calendario casi perfecto. En el reinado del rey Nabonassar -en 747 a. C. para ser más precisos- los astrónomos de Babilonia reconocieron que 235 meses lunares son casi idénticos a 19 años solares. (La diferencia es sólo de dos horas). Concluyeron que siete de los diecinueve años deberían ser años bisiestos con un mes adicional.

Al principio, el rey (que tenía un consejero astronómico) anunció meses intercalares, pero después de que Babilonia fuera capturada por el rey persa Ciro el Grande en 539 a. C., los funcionarios sacerdotales se hicieron cargo. Comenzaron a buscar un procedimiento estándar para la intercalación de meses. Se introdujo en 503 a. C. (si no antes).

Como muestra esta tabla, hay seis años en los que se agrega un segundo mes de Addaru y un año con un Ululu adicional. El resultado es que el primer día del mes Nisanu (día de año nuevo) nunca estuvo lejos del equinoccio vernal (el primer día de primavera), por lo que el calendario civil y las estaciones nunca estuvieron fuera de sintonía. Este sistema a menudo se llama el ciclo de Meton, para conmemorar al astrónomo griego que lo introdujo en Occidente. Todavía se usa en el calendario judío.

En un momento desconocido del siglo IV a.C., se inventó un segundo procedimiento para la intercalación de meses. Esta vez, se utilizó un ciclo de 76 años y se redujeron aún más los límites de variabilidad al comienzo del año. El nuevo sistema ya se conocía en el 331 a. C., porque en ese año el conquistador macedonio Alejandro el Grande capturó Babilonia y ordenó que los diarios astronómicos fueran traducidos al griego. Esto se sabe de una fuente griega muy tardía, Simplicio, la verdad de sus palabras, sin embargo, está establecida, porque traduce correctamente el título babilónico, massartu, con t r seis, que es ilógico en griego pero mantiene el doble significado de "guardar" y "observar". El nuevo conocimiento se aplicó inmediatamente en Grecia: el astrónomo Calipo de Cícico, alumno del filósofo Aristóteles, recalculó la duración del mes lunar y propuso un nuevo calendario, en el que utilizó el ciclo más largo. Su nueva era, que fue utilizada por todos los astrónomos griegos posteriores, comenzó el 28 de junio de 330 a. C., ocho meses después de la captura de Babilonia.

Esta reforma del calendario puede haber sido obra de Kidinnu. Ya hemos visto que alcanzó estimaciones extremadamente precisas de la duración del año solar y el mes sinódico. En consecuencia, tenía todos los conocimientos necesarios para establecer este ciclo. Sin embargo, no hay pruebas contundentes de esto. Por otro lado, es poco probable que alguien que ha descubierto la duración del año y el mes se abstenga de pensar en el calendario.

Otro descubrimiento se menciona en un scholion (comentario) sobre el Mesas prácticas por Ptolomeo de Alejandría (siglo II d.C.). According to the scholiast, Kidinnu discovered that 251 synodic months are identical to 269 anomalistic months. (An anomalistic month is the period between two moments when the moon is closest to the earth, 27,55 days.) This discovery shows considerable skill in observation, because it is very difficult to see with the naked eye that the moon is sometimes closer than on other times. The distance varies between 356,000 and 407,000 kilometers and the diameter of the moon varies only 11%.

The Roman author Pliny the Elder (23-79) knows another discovery of Kidinnu.

The star next to Venus is Mercury, by some called Apollo. It has a similar orbit, but is by no means similar in magnitude or power. It travels in a lower circle, with a revolution nine days quicker, shining sometimes before sunrise and sometimes after sunset, but according to Cidenas [Kidinnu] and Sosigenes never more than 22 degrees away from the sun.

[Pliny the Elder, Historia Natural 2.39]

Kidinnu's greatest discovery, however, is a system to predict the motion of the moon. Modern scholars call it System-B. In the last years of the fifth century, the Babylonian astronomers discovered that the moon does not always move at the same speed. At first, it seems as if the moon accelerates, later it seems to go slower. The explanation is the elliptic shape of the moon's orbit: when it is near the earth, it moves faster because of the earth's gravity.

Several astronomers have tried to describe this phenomenon. (As far as we know, no Babylonian, Greek or Roman has ever suggested an explanation.) The first system, called System-A, assumes that the moon has two constant speeds, and this idea makes predictions more accurate than when we assume a constant motion. Unfortunately, we do not know who invented this improvement.

Kidinnu's system was a further refinement. The moon's velocity changes as a function of time: first, it increases in steps (of a day each) from minimum to maximum speed, later the velocity decreases again. This system was very accurate. From now on, the Babylonian astronomers were able to predict the lunar phases and positions. A similar system was used for the movements of the sun and the five planets (which the Babylonians called Nab , Ištar, Nergal, Marduk and Ninurta). This is essentially an arithmetical system, and it is probably no coincidence that Strabo in our first quotation connects Kidinnu with mathematics.

It has been argued in the 1930's that Kidinnu also discovered the precession, that is the slow reorientation of the earth's axis. He was certainly in the position to discover this phenomenon. In our age, the stars seem to rotate around the Pole Star, but in Kidinnu's age, the north pole of heaven was somewhere halfway the Little Bear and the Dragon. Kidinnu must have known that in the days of the legendary king Hammurabi (1792-1750 BC), the earth's axis was directed to a point inside the Dragon and he must have been able to conclude that the axis of the earth was slowly changing its direction. However, there are no indications that he really reached this conclusion, and the theory that Kidinnu discovered the precession has now been abandoned. The Greek astronomer Hipparchus of Nicaea (second century BC) was the first to understand the nature of the precession.

Only one fact about Kidinnu's life is known: he must have lived in the fourth century, because the first System-B-tablets can be dated in that age. (One tablet is dated c.375 BC.) An undated cuneiform chronicle mentions that a man named Kidinnu is put to the sword the same text mentions a king Darius and a name that looks like 'Alexander'. It is tempting to assume that Kidinnu was executed by Alexander the Great on August 13, 329 BC, but it is far from certain that this is the correct reading of the tablet. Besides, one would expect an earlier date, because System-B originated almost half a century earlier.

It has been argued that the 'Sudines' mentioned by Strabo is responsible for the translation of Kidinnu's work into Greek. It is tempting to connect this hypothesis with the fact that Alexander the Great had the Babylonian astronomical diaries translated, but it is probably better to resist this temptation. However this may be, it is certain that the Greek translation was used by the Greek astrologer Critodemus (c.260 BC), by Hipparchus of Nicaeae and Ptolemy of Alexandria, who all knew System-B and accepted Kidinnu's values for the length of the year and the synodic month and his equation of 251 synodic months with 269 anomalistic months.


ANCIENT CALENDARS GUIDE

Ancient civilizations were interested and invested in recording and measuring the passage of time. Seasons, months and years were dictated by the motion of the celestial bodies and would lead to the development of the modern day calendar.

Dating back 20,000 years, humans began to understand the importance of recording the passage of time. Ice Age hunters in Europe used sticks and bones to record the days between the phases of the Moon by marking them with scratches and holes. This early civilization took part in extensive traveling and trade, which required the knowledge of astronomy — something that was instrumental in their survival .

The Egyptians in 3100 BCE were the first to officially record one of the earliest years in history. Following a calendar based solely upon the Moon, Egyptians used the seasonal placement of the star Sirius to complete their calendar. Certain difficulties arose when the lunar calendar failed to predict a critical event, the annual flooding of the Nile River. To solve this problem, Egyptians created a civil year based upon the lunar calendar. This calendar was complied of 365 days and divided into three seasons each having four 30-day months.

The Babylonians, in 300 BCE, used a calendar alternating between 29- and 30-day lunar months, which would provide a 354-day year. To help balance the calendar with the solar year, the Babylonians would add an extra month three times every eight years however, this system did not accurately make up for the differences between the lunar and solar year. Whenever the king felt that the calendar had become too far out of synch with the seasons, he would order an extra month.

Used by the ancient Greeks, their calendar was based on the Moon and is known as the Metonic calendar. Built upon the observations of Meton of Athens in 440 BC, is based on a 19-year cycle which showed that 235 lunar months made up almost exactly 19 solar years.

Modifications were being made to old calendars during the 8th century BCE. The duty of declaring when a new month would begin was placed upon priest-astronomers who declared a new month at the sighting of a new moon. A priest in Rome would observe the sky and relay to the King his sightings of a new moon, and thus, a new month. The number of days between one new lunar crescent to the next would determine a month’s length. Romans referred to this first day in a month as “kalends,” derived from the word “calare,” which means to call out. What we refer to today as calendar came from this custom. Romans, Celts, and Germans all followed this practice of spotting a young crescent moon and declaring the start of a new month.

For more information on the history of ancient calendars, please visit the links listed below:


How would ancient Sumerian astronomers predict length of the next lunar month? - Historia

The phase of the moon is how much of the moon appears to us on Earth to be lit up by the sun. Half of the moon is always lit up by the sun, except during an eclipse, but we only see a portion that's lit up. This is the phase of the moon.

Around once per month, every 29.53 days to be exact, the phases of the moon make a complete cycle. As the moon circles the Earth, we can only see a portion of the lit up side. When we can see 100% of the lit up side, this is a full moon. When we can't see any of the lit up side, this is called a dark moon or new moon.

What are the different phases of the moon?

As the moon orbits or circles the Earth, the phase changes. We'll start with what is called the New Moon phase. This is where we can't see any of the lit up side of the moon. The moon is between us and the sun (see the picture). As the moon orbits the Earth we can see more and more of the lit up side until finally the moon is on the opposite side of the Earth from the sun and we get a full moon. As the moon continues to orbit the Earth we now see less and less of the lit up side.

  • New Moon
  • Waxing Crescent
  • First Quarter
  • Waxing Gibbous
  • Full
  • Waning Gibbous
  • Third Quarter
  • Waning Crescent
  • Dark Moon

The New Moon and Dark Moon are pretty much the same phase happening at almost the same time.

As the New moon begins its orbit and we see more and more of the moon, this is called Waxing. After the moon gets to its Full phase, we start to see less and less of the moon. This is called Waning.

A lunar calendar is one based on the orbit of the moon. A lunar month (29.53 days) is slightly shorter than an average standard month (30.44 days). If you only had 12 lunar months then you would end up around 12 days short of a year. As a result very few modern societies use a lunar calendar or month. However, many ancient societies measure their time in lunar months or "moons".

A lunar eclipse is when the Earth is exactly between the Moon and the Sun so none of the Sun's rays can hit the moon. A solar eclipse is when the moon exactly blocks the Sun's rays from hitting the Earth. A lunar eclipse can be seen from anywhere on the dark side of the Earth. A solar eclipse can only be seen from certain places on Earth as the moon only blocks the sun for a small area. Solar Eclipses always happen during the new moon phase.


Ver el vídeo: Curso de Siembra con Fases de la Luna (Enero 2022).